Ir al contenido principal

¿A qué tienes miedo?

Hoy vuelvo con un tema del que ya hablé en el blog, la postergación (puedes leerlo aquí). Es un tema personal, y que me trae de cabeza constantemente, puesto que la vida últimamente me está poniendo en situaciones en las que tengo que decidir cosas, y tomar decisiones para alguien a quien le cuesta ponerse en acción, es un reto continuo.

Una terapeuta a la que conozco siempre dice que detrás de casi todo lo que sentimos y que nos produce dolor, inquietud, o que nos genera un conflicto, existe un miedo a algo. Cuando consigues llegar a la raíz de ese miedo, cuando consigues ponerle cara y enfrentarlo, es cuando tienes las herramientas para manejarlo y poder cambiar.

Mujer dando un salto
Photo by Miguel Bruna on Unsplash

Y este es el paso que he dado con respecto a la postergación. He reconocido en mí el miedo al rechazo. Y es por esa razón por la que tiendo a trasladar las acciones de un día para otro, para evitar exponerme y sentirme rechazada.

El miedo es una emoción que nos pone alerta para que nos cuidemos. Nos dice que algo puede ir mal y nos previene para que podamos tomar medidas contra ello. Los expertos dicen que el miedo es una emoción que les servía a nuestros antepasados para huir de los peligros de la vida en la naturaleza. El tema es que nosotros prácticamente no vivimos en la naturaleza, y no tenemos que huir de ningún peligro similar al que se les podía presentar a nuestros antepasados. Pero como nuestras células tienen mucha memoria, los seres humanos seguimos viviendo el miedo de esa forma.

Además, el miedo, a lo largo de nuestra vida, se vuelve más sofisticado, toma formas diferentes en nuestra mente y nos atrapa o bloquea para que nos cuidemos en exceso. Nos invita a seguir en nuestra zona de confort, aquella en la que conocemos al dedillo lo que va a suceder. El problema es que no siempre podemos estar en esta zona tan cómoda. La vida nos pone en aprietos una y otra vez, para que avancemos, para que crezcamos. Y nuestra mente cuidadora, nos pone al miedo como si fuera un protector contra la vida. Es como una lucha constante, dos extremos, dos pulsaciones que se dan constantemente, la vida nos muestra por donde ir, y el miedo nos impide caminar.

En mi caso, tal como te contaba al principio, la vida me pide que haga cosas y el miedo me dice que postergue. Y esa es la capa sofisticada de este miedo, que se pone en forma de postergación, pereza, e incluso desgana. Pero la esencia de este miedo es a mostrarme a los demás, a mostrar lo que hago, lo que digo, lo que soy, y a que me rechacen, a que me digan que no les gusta, que no les gusto, que no sirvo. Y la consecuencia es que postergo. Ese es el patrón que sigo con la postergación.

Y ahora que lo sé, y que soy consciente de cuando llega, mi trabajo es poco a poco liberarme de la presión de hacer las cosas como a otros les gustaría, y mostrarme con lo que soy en este momento. En mi trabajo como coach, pongo a tu disposición mi manera de hacer, mis creencias, mi experiencia y mi esencia. Pueden servirte o puede que no. Esa es tu decisión. Y cuando entiendo que esto es así y que yo solo puedo darte lo que soy en este momento, el miedo a mostrarme y a ser rechazada se esfuma.

Te invito con esta reflexión a que busques aquello que te da miedo, que profundices en cuando aparece, en qué situaciones, qué es lo que ocurre cuando llega, cuál es tu estrategia para que desaparezca y cómo te sientes en todo el proceso.

Puedes compartir este contenido en redes sociales, y puedes enviárselo a otras personas a las que creas que puede servir.

Escríbeme a aurora@utilitas.org y podremos trabajar juntas; te acompañaré en tu desarrollo personal y organizacional.

Suscríbete aquí y ahora a nuestro blog y no te pierdas esta "travesía por el Coaching de la mano de utilitas", donde tendrás acceso a las herramientas útiles que proponemos cada semana para acompañar tu desarrollo personal y organizacional.

Puedes encontrarnos físicamente en vitoria-gasteiz  araba-álava  euskadi-país vasco
                                                         donostia-san sebastián  gipuzkoa-guipúzcoa  euskadi-país vasco

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las 5 maneras de afrontar un conflicto

¿Quieres saber cómo afrontas un conflicto? Hoy quiero contarte cuales son las 5 maneras que tenemos para afrontar los conflictos con los que nos topamos en nuestro día a día. El conflicto es habitualmente algo que vas a querer gestionar o resolver, seguramente porque no te gusta estar enfrentado a otra persona; a mí me pasa, y supongo que a casi todas las personas les ocurre igual. Photo by Joel Filipe on Unsplash ¿Y cómo lo vas a hacer? Es una buena pregunta, y técnicas para resolver conflictos hay unas cuantas. Pero antes de eso, ¿te has preguntado cuál es la manera que tienes de actuar cuando el conflicto salta delante de ti? Es importante que lo sepas, pues así tendrás información útil para saber cómo te mueves en ese mar. Y conociendo esto, podrás intuir cuál es la forma favorita de tu “adversario”, y podrás adelantarte a sus pasos, o hacer propuestas de solución que confías en que pueden funcionar. Lo que propongo es que utilices el Instrumento Thomas-Kilmann. Es un

Coaching Circle para tí

Estamos ante un momento bisagra en nuestra sociedad, muchas cosas han cambiado y el resto están en proceso de transformación. Hay personas que les cuesta especialmente ver opciones ante el reto que les toca afrontar hoy. Desde la red de colaboradoras de utilitas queremos aportar nuestro granito de arena a la sociedad, estamos ofreciendo sesiones de Coaching Circle para personas que realmente quieran abrir su mente, quieran valorar un nuevo feedback y elegir un primer paso en la dirección que les acerque a su mejor versión futura. Hoy hemos realizado la primera sesión, una clienta nos ha ofrecido su caso, un caso seguramente muy habitual hoy en día por desgracia... niños/jóvenes que no sienten motivación para estudiar, que no encuentran un para qué en su día a día y se muestran desafiantes... padres/madres que sufren una gran frustración e impotencia ante esta situación que se agrava por la pandemia y se sienten sólos ante la rigidez del sistema: educativo, familiar, social... En un

Tiempo de Respuesta

¡¡En Euskadi empezamos a doblegar la curva!! Durante esta pandemia estamos aprendiendo a ver las gráficas con paciencia , dado que los confinamientos que vamos realizando tardan tiempo en mostrar sus resultados. En cualquier propuesta de cambio , sea individual o empresarial, hay que preveer que las reacciones no serán inmediatas... un hábito necesita tiempo para instaurarse y aún más tiempo en generar los resultados que se buscan. A veces desistimos al perder la paciencia y no damos tiempo al sistema a mostrar resultados diferentes a los habituales. ¿Cuanto plazo de tiempo te das para valorar si los cambios que vas a implantar tendrán el resultado esperado? ¿Cómo es para tí sostener la espera? ¿En qué medida pones tu autoestima en juego en función del resultado del cambio realizado? Toda aportacion será bienvenida. Muchas gracias por tu atención.