¿Qué papel interpretas? [Parte I]

En el último post que escribí, te contaba cómo podías empezar la transformación en tu empresa, cómo elegir el lugar en el que poner tu atención y energía.

En este quiero continuar invitandote al cambio, y hoy quiero revisar contigo cuales son tus roles como gerente, CEO o director en tu organización; cómo te gustaría liderar sin tener que hacerlo al estilo tradicional, con fuerza y desde arriba; cómo seguir ofreciendo y dando a la empresa todo lo que tienes sin que resulte una imposición.

mujer mirando carteles
Photo by Liam Burnett-Blue on Unsplash

Y esta nueva manera de liderar, comienza por ampliar la visión que tienes de los "puestos de trabajo" que se desempeñan en tu organización. Es interesante que dejes de pensar en términos de puestos de trabajo fijos, "títulos" como "Gerente", "Director de Esto", "Responsable de Aquello", y empieces a pensar en términos de "papeles", roles, tareas o quehaceres. Puedes comenzar haciendo una lista de tus tareas y pronto verás que esa lista es más flexible de lo que crees, y además es bueno que lo sea, porque te ayudará a dejar de hacer aquello que no quieres o no es bueno para la empresa, o que te quita tiempo para otras tareas que solo tú puedes realizar.

En este afán por clarificar y listar aquello que haces en el día a día de tu empresa, Frederic Laloux, cuyos vídeos siguen inspirando estos últimos post (puedes verlo aquí ), ha hecho ya una interesante revisión sobre 8 tareas o roles que un CEO desempeña en la empresa. Y en esta vía del nuevo liderazgo o del liderazgo no tradicional, dos de estos roles existen ya, dos desaparecen y surgen cuatro nuevos.

Vamos con ellos.

Los dos roles que siguen vigentes son:

1. Ser la cara pública de la empresa

Da igual lo grande o pequeña que sea tu empresa, a las personas nos interesa saber quién está detrás de una organización. Nos gusta que se pueda mostrar, saber que detrás de todo el complejo sistema hay alguien que en apariencia lo sostiene todo, le da forma física y lo personaliza. Ahora está un poco de moda que las empresas muestren a sus personas, que los clientes sepamos que detrás de lo que compramos hay alguien, y que en última instancia hay alguien que lo sostiene todo, el CEO. Y esto es una utopía, porque una sola persona no sostiene una organización al completo, pero a las personas nos puede dar seguridad saber que hay alguien ahí, que no es una impostura o una creación sin corazón, sin calor humano. Así que tu rol como cara pública de la empresa, es algo que está presente y que vas a seguir desempeñando.

2. Detectar lo que la empresa necesita y ofrecer una visión

Es difícil para mí explicar cómo alguien puede detectar lo que la empresa necesita y ofrecer una visión, una dirección en la que ir. Diré, que hay personas que son capaces de ver las cosas desde la lejanía, que se conectan más con su intuición, y que no necesariamente se ayudan de su experiencia para detectar las necesidades de la empresa. Y desde esa intuición, se lanzan a enfocar los pasos a seguir a futuro, muchas veces sin una cantidad grande de datos que les respalden.

Esta labor, es algo habitual del gerente o CEO, pero no necesariamente, ya que puedes encontrar en tu empresa personas capaces de ofrecer esta visión, esta dirección, alejada de su beneficio personal. Y cuando esto ocurre, puede que sientas invadido tu rol, que sientas que te está quitando poder, y es entonces cuando debes recordar que es solo un papel, un espacio en el que compartir tu visión en lugar de imponerla, y es algo flexible que no te pertenece. Y por tanto te ayudará a desvincularte cada vez más de el "título" que pone en tu tarjeta de visita.

Los dos roles que desaparecen son:

1. Tomar decisiones de contenido

En el liderazgo más tradicional, los líderes se pasan el rato de reunión en reunión, escuchando a todos los departamentos, sus peticiones, sus necesidades; y después con todos esos datos, aprueban o deciden sobre lo que han escuchado.

Pero en esos departamentos ya existen personas capaces y competentes que pueden desarrollar el rol de decidir. Así que tú como líder puedes empezar a asesorar, a apoyar, pero la decisión ha de ser tomada en cada departamento, por esas personas capaces, y posteriormente llevada a cabo por otras personas de ese departamento, también capaces, y cuya labor, cuyo rol es por ejemplo implementar cambios, o integrar decisiones o nuevos procesos.

Cada rol tiene su espacio, y es menos costoso, más orgánico y más eficiente para la empresa que cada uno tome una responsabilidad sobre una parte del proceso, sin que tú como líder tengas que estar presente en todo él.

2. Poner el sistema bajo presión

En las jerarquías piramidales, uno de los roles del líder es poner el sistema bajo presión, es decir, presionar a las diferentes personas y departamentos para conseguir hacer las cosas más rápido, más barato, mejor, con más beneficio.

En esta nueva manera de auto gestionar la empresa, tienes diferentes mecanismos que te ayudan a conseguir hacer las cosas más rápido, más barato, o con más beneficio sin que tengas que presionar para ello. Son por ejemplo: transparencia en las cuentas, que todos sepan económicamente dónde está tu empresa; objetivos individuales y de equipo; comparativas mensuales de presupuestos, de ventas... en fin, creo que puedes encontrar unas cuantas maneras de trasladar la responsabilidad del producto a cada persona de la organización, sin tener que presionar para que las cosas salgan. Si tu dejas de presionar, el sistema se pondrá a sí mismo bajo presión, y las cosas saldrán adelante.

En resumen, tienes aquí dos papeles que interpretar como líder y dos que puedes dejar de hacer. Es un buen primer paso para redefinir tu presencia como CEO o gerente en tu empresa. Deja ir aquello que ya no quieres hacer y no pienses que pierdes poder. Ofrece lo que tienes y verás que todos en tu organización lo aprecian.

En el próximo post te hablaré de cuatro nuevas cosas que puedes hacer y que pueden ser tus papeles para el futuro cercano.

Si estás decidido a cambiar pero no sabes cómo hacerlo o por dónde empezar, hoy puedes continuar reflexionando sobre el papel que interpretas en tu empresa. Te invito a que sigas leyendo mis post una semana más, y en breve te presentaré un programa en el que puedo acompañarte en este tortuoso camino del cambio y la transformación.


Puedes contarme tu reflexión, dejando un comentario más abajo.

Puedes compartir este contenido en redes sociales, y puedes enviárselo a otras personas a las que creas que puede servir.

Puedes escribirme a aurora@utilitas.org y podremos trabajar juntos; te acompañaré en tu desarrollo personal y organizacional.

Suscríbete aquí ahora a nuestro blog y no te pierdas esta "travesía por el Coaching de la mano de utilitas", donde tendrás acceso a las herramientas útiles que proponemos cada semana para acompañar tu desarrollo personal y organizacional.

Puedes encontrarnos en vitoria-gasteiz  araba-álava  euskadi-país vasco
                                          donostia-san sebastián  gipuzkoa-guipúzcoa  euskadi-país vasco  



Entradas populares de este blog

5 pasos necesarios para crear un feedback excelente

Regala(te) coaching

Razones para abandonar