Ir al contenido principal

5 pasos necesarios para crear un feedback excelente

En este post voy a hablarte de los 5 pasos necesarios para crear un feedback excelente.

El feedback es una herramienta muy poderosa, que te puede ayudar a ofrecer una opinión sincera y que sea tenida en cuenta por tu interlocutor. Esto parece fácil, ¿verdad?. Pero, ¿por qué en multitud de ocasiones el feedback sirve de excusa para lanzar una crítica feroz sobre otra persona y su trabajo? La respuesta es sencilla, no se tienen en cuenta las características del feedback, ni cómo darlo, ni a quién ofrecerselo.

Feedback
Photo by Jason Rosewell on Unsplash


Es por eso que te ofrezco las claves básicas para hacer un feedback excelente.

1. El feedback es un regalo que tú ofreces al otro. Así de simple. 
Y como regalo que es, significa algo que tú valoras y se lo regalas al otro para que lo tenga, aunque a él le parezca que es algo que no necesita ahora mismo. En cualquier caso, si vives el feedback como un regalo, tendrás puesta la primera piedra para que este regalo sea inmejorable.

2. Antes de dar feedback, tienes que pedir permiso a la persona a quien quieres regalárselo, contarle el tema y crear el contexto. 
Es decir, no puedes sentarte frente al otro y soltarle lo que opinas así sin más, porque quizá más que verlo como un regalo lo verá como una bomba, aunque haya aceptado inicialmente recibirlo. Así que cuéntale tranquilamente cuales son tus razones para ofrecerle su opinión. 
Puedes argumentar que quieres mejorar vuestra relación, el trabajo que hacéis conjunto... expláyate en crear el contexto y de ese modo el otro se abrirá a recibir. Sería algo así como ducharte con agua templada antes de entrar a la piscina a nadar. Sabes que el agua está fría, pero si te mojas antes, tu cuerpo estará más preparado que si te tiras directamente estando seco.

3. El feedback siempre habla de lo que tú opinas sobre lo que el otro hace. En el feedback no hablas sobre la persona sino sobre su trabajo. Es muy importante separar la persona del asunto en cuestión, puesto que de ese modo ninguno de los dos personaliza las acciones sobre las que se habla, y esto crea y mantiene un ambiente relajado en el que la posibilidad de cambiar y mejorar está accesible en todo momento. La fórmula sería algo como "yo siento que tu trabajo en la última semana ha sido brillante". 

4. Es importante reconocer lo "bueno" dentro de lo "malo", es decir, es importante destacar lo que el otro ha hecho bien frente a lo que ha podido hacer menos bien. Y piensa que bien y mal son dos conceptos totalmente subjetivos para cada persona, con lo cual, expresa lo que sientes de lo que ha sucedido, y no califiques sus acciones. Es interesante seguir la fórmula anterior de "yo siento...".

5. Por último, si eres tú quien recibes el feedback, ¡agradécelo!. Aunque luego no estés de acuerdo con lo que te ha dicho, o con la manera en que te lo ha dicho. Quizá él no sepa cómo hacer un buen feedback, así que en la siguiente ocasión puedes ser tú quien se lo enseñe. 
Además, el que da el feedback se está abriendo, se está poniendo en una situación vulnerable, y lo está haciendo para mejorar, eso seguro, así que agradecer su intención le hará sentir que lo que hace tiene sentido y coherencia entre vosotros.  

Con todo esto, espero que tengas unas cuantas herramientas para escribir un buen feedback y ponerlo en acción. Escríbelo y léelo un par de veces en alto. Escucha cómo suena y piensa cómo sería para ti escuchar esas palabras de otra persona. Esa será la clave final para sentir que es un buen feedback, que es un auténtico regalo.

Puedes dejar un comentario ahora contando cómo suelen ser los feedback que das y los que recibes.

Puedes compartir este contenido en redes sociales y puedes enviárselo a otras personas a las que creas que puede servir.

Puedes escribirme a aurora@utilitas.org y podemos trabajar juntos; te acompañaré en tu desarrollo personal y organizacional.

Suscribete aquí  ahora a nuestro blog y no te pierdas las herramientas útiles que proponemos cada semana para acompañar tu desarrollo personal y organizacional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las 5 maneras de afrontar un conflicto

¿Quieres saber cómo afrontas un conflicto? Hoy quiero contarte cuales son las 5 maneras que tenemos para afrontar los conflictos con los que nos topamos en nuestro día a día. El conflicto es habitualmente algo que vas a querer gestionar o resolver, seguramente porque no te gusta estar enfrentado a otra persona; a mí me pasa, y supongo que a casi todas las personas les ocurre igual. Photo by Joel Filipe on Unsplash ¿Y cómo lo vas a hacer? Es una buena pregunta, y técnicas para resolver conflictos hay unas cuantas. Pero antes de eso, ¿te has preguntado cuál es la manera que tienes de actuar cuando el conflicto salta delante de ti? Es importante que lo sepas, pues así tendrás información útil para saber cómo te mueves en ese mar. Y conociendo esto, podrás intuir cuál es la forma favorita de tu “adversario”, y podrás adelantarte a sus pasos, o hacer propuestas de solución que confías en que pueden funcionar. Lo que propongo es que utilices el Instrumento Thomas-Kilmann. Es un

Coaching Circle para tí

Estamos ante un momento bisagra en nuestra sociedad, muchas cosas han cambiado y el resto están en proceso de transformación. Hay personas que les cuesta especialmente ver opciones ante el reto que les toca afrontar hoy. Desde la red de colaboradoras de utilitas queremos aportar nuestro granito de arena a la sociedad, estamos ofreciendo sesiones de Coaching Circle para personas que realmente quieran abrir su mente, quieran valorar un nuevo feedback y elegir un primer paso en la dirección que les acerque a su mejor versión futura. Hoy hemos realizado la primera sesión, una clienta nos ha ofrecido su caso, un caso seguramente muy habitual hoy en día por desgracia... niños/jóvenes que no sienten motivación para estudiar, que no encuentran un para qué en su día a día y se muestran desafiantes... padres/madres que sufren una gran frustración e impotencia ante esta situación que se agrava por la pandemia y se sienten sólos ante la rigidez del sistema: educativo, familiar, social... En un

Tiempo de Respuesta

¡¡En Euskadi empezamos a doblegar la curva!! Durante esta pandemia estamos aprendiendo a ver las gráficas con paciencia , dado que los confinamientos que vamos realizando tardan tiempo en mostrar sus resultados. En cualquier propuesta de cambio , sea individual o empresarial, hay que preveer que las reacciones no serán inmediatas... un hábito necesita tiempo para instaurarse y aún más tiempo en generar los resultados que se buscan. A veces desistimos al perder la paciencia y no damos tiempo al sistema a mostrar resultados diferentes a los habituales. ¿Cuanto plazo de tiempo te das para valorar si los cambios que vas a implantar tendrán el resultado esperado? ¿Cómo es para tí sostener la espera? ¿En qué medida pones tu autoestima en juego en función del resultado del cambio realizado? Toda aportacion será bienvenida. Muchas gracias por tu atención.