Ir al contenido principal

El flujo de feedback en la empresa

¿Por qué mis empleados no me entienden? ¿Por qué lanzo nuevos proyectos  y no me ayudan a implementarlos? ¿Por qué solo escucho quejas?


¿Por qué mi jefe no me entiende? ¿Por qué lanza nuevas ideas que no se entienden? ¿Por qué solo se queja de lo mal que hago las cosas?


Estas son dos visiones sobre el mismo tema, claramente polares, es decir, extremas, en una esquina de la habitación y en otra. Hablan sobre lo mismo, ocurren en el mismo espacio, y tienen como actores a las mismas personas, pero, ¿cómo es que no llegan a entenderse ni siquiera en lo más básico? ¿Cómo es que no encuentran puntos de coincidencia? ¿Cómo es que parece que hablan idiomas diferentes?


Esto que cuento ocurre en las empresas, y se suele nombrar como “rotura de los flujos de feedback”. De manera más casual yo suelo decir que “se han estropeado los canales de comunicación de la empresa”. Aunque a mí me gusta utilizar la palabra feedback, porque la identifico con “retro-alimentación” y para mí tiene sentido porque habla de la comunicación con doble recorrido, y una y otra vez. Y es algo que ocurre en tu organización, las conversaciones salen de ti y vuelven a ti, o llegan a ti en primer lugar y luego las devuelves. Es un flujo que comienza y continúa, una y otra vez.


Photo by Casey Horner on Unsplash


Simplificando mucho mucho, la empresa podría dividirse entre la parte directiva y la parte ejecutora. Tú puedes ponerte en uno u otro espacio, o diriges más o ejecutas más. La parte directiva se encarga por ejemplo de planear, emprender, hacer nuevos lanzamientos, buscar nuevos clientes, crear nuevos procesos, y es la parte ejecutora quien habitualmente pone en marcha todas estos proyectos e implementa cada nueva idea. Muchas veces no puede hacer realidad los deseos de la dirección porque sus necesidades son otras, “se necesita más o menos personal, más o menos horas, este u otro material…”


La realidad es que ni el director ni el empleado (les nombro así por simplificar), conoce las necesidades o deseos del otro, a menos que ambos las cuenten.


El director promueve y emprende con los datos que tiene, y que habitualmente son los que están en su entorno. El empleado no entiende estas peticiones porque los datos que maneja son otros diferentes y que al igual que en el caso del director, están también en su entorno. Esto concluye en que no hay entendimiento entre las partes, y no es porque no quieran hacerlo, es porque no hablan entre sí, no se comunican, no cuentan que está pasando en su lado de la habitación. Se han roto los canales de comunicación.


¿Qué hacer cuando esto ocurre?


Tú, director, puedes acercarte al entorno de los ejecutores y ver cuales son sus necesidades, y con ese dato y los que conoces de tu ámbito, puedes emprender y promover. Y después de lanzar tus propuestas, has de volver al entorno del empleado y preguntar de nuevo cuales son sus necesidades, cuales sus puntos de ajuste, y con esos datos volver a planear, a emprender o a lanzar. Es decir, abres el flujo de feedback; escuchas, decides y haces. Y vuelves a escuchar a decidir y a hacer. Así es como puedes tomar decisiones que tus empleados entiendan.


Tú, empleado, también puedes hacer cosas. Puedes ir donde tu director y contarle qué está pasando para que no se cumplan ni sus deseos ni tus necesidades. Puedes preguntar en qué puedes ayudar para que la comunicación sea más fluida, para que haya un espacio de ajuste entre sus peticiones y lo que se puede conseguir con los recursos que tienes. Puedes poner tierra a sus ideas.


Lo interesante e importante es que se mantenga abierto el grifo de la comunicación, y que sea en los dos sentidos, hacia la dirección y hacia la ejecución.



Puedes contarme cómo es la comunicación tu empresa y en tu vida dejando un comentario ahora.


Puedes escribirme a aurora@utilitas.org, y podremos trabajar juntos; te acompañaré en tu desarrollo personal y organizacional.

Suscríbete aquí ahora a nuestro blog y no te perderás nuestros post semanales. Acompañaremos tu desarrollo personal y organizacional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las 5 maneras de afrontar un conflicto

¿Quieres saber cómo afrontas un conflicto? Hoy quiero contarte cuales son las 5 maneras que tenemos para afrontar los conflictos con los que nos topamos en nuestro día a día. El conflicto es habitualmente algo que vas a querer gestionar o resolver, seguramente porque no te gusta estar enfrentado a otra persona; a mí me pasa, y supongo que a casi todas las personas les ocurre igual. Photo by Joel Filipe on Unsplash ¿Y cómo lo vas a hacer? Es una buena pregunta, y técnicas para resolver conflictos hay unas cuantas. Pero antes de eso, ¿te has preguntado cuál es la manera que tienes de actuar cuando el conflicto salta delante de ti? Es importante que lo sepas, pues así tendrás información útil para saber cómo te mueves en ese mar. Y conociendo esto, podrás intuir cuál es la forma favorita de tu “adversario”, y podrás adelantarte a sus pasos, o hacer propuestas de solución que confías en que pueden funcionar. Lo que propongo es que utilices el Instrumento Thomas-Kilmann. Es un

Coaching Circle para tí

Estamos ante un momento bisagra en nuestra sociedad, muchas cosas han cambiado y el resto están en proceso de transformación. Hay personas que les cuesta especialmente ver opciones ante el reto que les toca afrontar hoy. Desde la red de colaboradoras de utilitas queremos aportar nuestro granito de arena a la sociedad, estamos ofreciendo sesiones de Coaching Circle para personas que realmente quieran abrir su mente, quieran valorar un nuevo feedback y elegir un primer paso en la dirección que les acerque a su mejor versión futura. Hoy hemos realizado la primera sesión, una clienta nos ha ofrecido su caso, un caso seguramente muy habitual hoy en día por desgracia... niños/jóvenes que no sienten motivación para estudiar, que no encuentran un para qué en su día a día y se muestran desafiantes... padres/madres que sufren una gran frustración e impotencia ante esta situación que se agrava por la pandemia y se sienten sólos ante la rigidez del sistema: educativo, familiar, social... En un

Tiempo de Respuesta

¡¡En Euskadi empezamos a doblegar la curva!! Durante esta pandemia estamos aprendiendo a ver las gráficas con paciencia , dado que los confinamientos que vamos realizando tardan tiempo en mostrar sus resultados. En cualquier propuesta de cambio , sea individual o empresarial, hay que preveer que las reacciones no serán inmediatas... un hábito necesita tiempo para instaurarse y aún más tiempo en generar los resultados que se buscan. A veces desistimos al perder la paciencia y no damos tiempo al sistema a mostrar resultados diferentes a los habituales. ¿Cuanto plazo de tiempo te das para valorar si los cambios que vas a implantar tendrán el resultado esperado? ¿Cómo es para tí sostener la espera? ¿En qué medida pones tu autoestima en juego en función del resultado del cambio realizado? Toda aportacion será bienvenida. Muchas gracias por tu atención.